Home Reportaje LCI, el asegurador de ROMA

LCI, el asegurador de ROMA

Estas son las coberturas de LCI que protegieron a ROMA

Daños y robo de todos los Bienes y Equipo Electrónico Mecánico y de Rodaje, Equipo del Personal de Producción, Escenografía, Sets, Mobiliario, Props, Dinero y Valores, Animales, Accidentes y enfermedades del personal de producción (Riesgos Profesionales Accidentes y Enfermedades), Responsabilidad Civil, Responsabilidad Civil para Autos Propios y No propios, Negativo, Máster, Pérdida de Inversión e Interrupción.

También le brindamos cobertura para los eventos en vivo que realizaron, por ejemplo las Premieres y Presentaciones especiales como la realizada en Plaza Río de Janeiro que fue paralela al Óscar.

En una industria como la del cine o los eventos en vivo, existen una infinidad de variables que pueden conducir a riesgos a veces insospechados por el mismo equipo de producción. ¿Cómo hacer entonces para poder proteger cada proyecto? Esa es la magia de LCI. Después de 54 años de historias, hemos aprendido a  ver “de que lado puede brincar la liebre”, y aunque los imprevistos siempre existen y nunca avisan, la experiencia de miles de producciones nos da una clara ventaja. Para eso existe LCI, para prevenir y anticiparnos a los problemas que puedan enfrentar nuestros clientes, y en caso de ser necesario, estar ahí para resolverlos.

Nuestro trabajo como expertos en seguros para el entretenimiento es acompañar a nuestros clientes durante todo el proceso, desde la preproducción hasta la postproducción, y crear para cada uno un traje a la medida pensado para el desarrollo y protección del proyecto, además de dar tranquilidad a todas las personas que en él participan.

Nuestra misión es ofrecer a directores, productores y empresarios servicios financieros, administrativos y legales diseñados especialmente para que puedan llevar a cabo su proyecto, y que tengan la tranquilidad de que cualquier riesgo está cubierto. Tal es el caso de la multipremiada y aclamada ROMA, nosotros tenemos el orgullo de haber asegurado esta producción, y estos son algunos detalles interesantes de esta aventura.

Roma ha sido un proyecto especial desde el primer momento, para nosotros implicó un reto porque tuvimos que reinventarnos para poder darle a Alfonso -Cuarón- lo que necesitaba. Cuando nos contratan para asegurar una producción, lo primero que hacemos es leer el guion, ya que ahí nos damos cuenta de que tipo de producción es, escenas de riesgo, cantidad de actores, locaciones, equipo, escenografía, entre muchos otros elementos. Desde el primer momento vimos que Roma no sería un proyecto cualquiera. En la primera llamada nos dijeron en esencia: “No tenemos un guion, solo te podemos decir que hay niños, y un perro”. A partir de ahí empezamos a construir la estrategia de coberturas.

Ya todos saben que Borras (el perro) es adoptado, lo cual es obviamente un gran gesto, pero en términos de la producción, ¿que tan importante era el Borras? Era tan importante, que si durante el rodaje algo le pasara al perrito, la producción podría sufrir pérdidas millonarias por cada día que este querido actor de 4 patas no pudiera estar en el set. ¿Porqué? porque un día de producción implica transportes, rentas de equipo, locaciones, vehículos, sueldos, alimentar a un ejército de gente, etc… Nosotros nos encargamos de asegurar al Borras y a la producción en caso de que se tuviera que interrumpir el rodaje.

La pregunta obligada es “¿Y pasó?” no podemos revelar detalles, pero sí, ocurrieron accidentes y algunas interrupciones por lluvia u otras causas, pero gracias a las coberturas contratadas, todo se atendió y se arregló oportunamente, y ROMA ha logrado estar en festivales y grandes eventos cosechando triunfos.

Ya avanzada la producción, un día nos dicen “Hemos decidido que vamos a tener un hombre bala”. Por supuesto tuvimos que asegurarnos de que esa escena, que en pantalla dura 3 segundos, no pusiera en riesgo a la producción. El humano disparado al fondo de la escena es un profesional circense, pero como ya hemos dicho, los imprevistos jamás avisan. Si lo hicieran, no habría accidentes, y sin riesgos, no existiríamos. Pero en la vida real la realidad es que todo puede suceder. Nuevamente, la fantástica comunicación que tuvimos en todo momento con el equipo de Roma nos permitió tener todo cubierto.

En resumen, ¿Qué fue LCI para Roma? Tranquilidad total. Todo lo que se ve en pantalla está asegurado, hasta los coches que están estacionados y nunca se mueven. ¿Porqué se aseguran? Porque son autos de época y de colección. No quieres saber cuanto te costaría un rayón a un auto de esos, pero si sucediera, tu seguro se encarga.

Cuarón decidió trabajar solo con talento mexicano, la casa productora que la realizó, la historia, el talento y todos los que participaron son mexicanos que hoy ponen el nombre de nuestro país en alto, y para nosotros en LCI es un honor haber aportado nuestra experiencia para brindar tranquilidad y protección a este gran proyecto.

Eso es LCI para el cine mexicano, es una empresa que provee todo lo necesario para que productores nacionales y extranjeros puedan llevar a cabo sus sueños y llevarlos hasta donde la imaginación les permita llegar, porque ¡Siempre es Posible!

¡Felicidades ROMA por todos sus logros y por ser un proyecto 100% Mexicano!

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.